HÁBITOS QUE TE AYUDARÁN A MANTENER LA SALUD DE TUS HUESOS

HÁBITOS QUE TE AYUDARÁN A MANTENER LA SALUD DE TUS HUESOS

Los huesos nos dan soporte y nos permiten movernos. Protegen de lesiones al cerebro, al corazón y a otros órganos. Además, los huesos almacenan minerales que nos ayudan a mantener los huesos fuertes, y los liberan a otros órganos cuando éstos los necesitan para otros usos.

La osteoporosis es una de las enfermedades de los huesos que afecta a un número elevado de población y la padecen un mayor número de mujeres que de hombres. La osteoporosis se traduce en una pérdida de calcio, magnesio, fósforo, zinc, silicio y otros minerales que componen el hueso. Supone una reducción de la salud y calidad de vida de las personas que  la sufren y produce limitaciones físicas e incluso una merma en las capacidades intelectuales.

El hueso es un organismo vivo que contiene células y vasos sanguíneos que le aportan oxígeno y nutrientes. Se encuentra en constante proceso de remodelación (en la infancia y la adolescencia) y tiene el poder de regenerarse en caso de fractura o pérdida de calcio producida por una acidificación del organismo.

La osteoporosis se puede producir también por una falta de absorción de calcio a nivel intestinal debido a enfermedades inflamatorias intestinales. Otras de las causas son: la diabetes y el consumo excesivo de antibióticos y corticosteroides.

Las dietas excesivamente proteicas o muy ácidas (por el consumo de alimentos procesados, harinas refinadas, azúcar, refrescos…), favorecen la pérdida de la masa ósea. Otro de los factores que incide en la pérdida de masa ósea es la menopausia, a causa de la reducción de estrógenos y progesterona.

Para prevenir la osteoporosis o que ésta no se agrave, hemos de tener en cuenta lo siguiente:

  • Realizar una alimentación equilibrada con la introducción de alimentos ecológicos y evitando los alimentos procesados industrialmente, azúcar, harinas refinadas, leche de vaca, refrescos, alcohol y tabaco. Ayudar a nuestros huesos con el consumo de vitamina A, vitaminas del grupo B, minerales como el cobre y el silicio (que ayudan a la formación de colágeno), el boro (que fortalece los huesos y ayuda a elevar los estrógenos) y los ácidos grasos omega 3 y 6.
  • Tomar el sol para activar la vitamina D. Para ello, hemos de considerar la estación del año en la que nos encontramos (que marcará una mayor o menor intensidad de la energía solar). En verano, hemos de elegir los momentos del día en que la intensidad de la energía solar es menor, para que nos resulte beneficioso y placentero. El tiempo de exposición puede hacerse durante 15 minutos aproximadamente. Durante el tiempo de exposición, hemos de evitar el uso de filtro solar porque impide el paso de los rayos de sol a través de la epidermis y eso imposibilitará la activación de la vitamina D.
  • Realizar alguna actividad física que nos mantenga activos (caminar, correr, bailar… o cualquier otra que nos guste). También es muy importante hacer ejercicios con pesas para fortalecer los huesos y musculatura.

La nutrición y la actividad física son importantes, pero no suficientes si no consideramos además nuestra mente y emociones.

La tristeza, el odio, el miedo, los celos, el estrés o el agotamiento pueden causar más acidificación en el organismo que el consumo de alimentos acidificantes. El estrés produce el mismo efecto que los corticosteroides, que dificultan la absorción de calcio en el intestino y favorecen la eliminación de calcio.

Lo que pensamos, genera una emoción (ya sea positiva o negativa) y toda emoción tiene un reflejo bioquímico dentro del cuerpo porque cada célula de nuestro cuerpo tiene receptores.

Todos los microorganismos de nuestro cuerpo (bacterias, virus, células…) se comunican entre ellos mediante procesos químicos y hay una simbiosis global que si se mantiene en equilibrio, estoy sano y si rompo el equilibrio presentaré un síntoma.

La salud es un estado de bienestar general, se produce cuando lo psíquico, lo emocional y lo físico están en equilibrio… la mente rige sobre las emociones y éstas inciden en lo físico, este es el orden desde el cual cada uno generamos la realidad física en la cual vivimos.



Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar